lunes, 11 de mayo de 2009

17 Rodada - Seguimos con Influenza y despues de la primera lluvia...








Y llegó la primer lluvia de la temporada; y aún en tiempos de Influenza...con todo esto y más la ruta de las Tortugas a Tala se tenía que repetir, esta vez con más integrantes...
partimos muy temprano para volver a evitar a los Guardabosques, y comenzamos a respirar el olor a tierra mojada y hojas humedas del Bosque de la Primavera, el clima fue ecepcional por la mañana ya que incluso al cruzar el río este presentaba muestras del cambio de temperatura al despedir vapores que generaban una vista ecepcional. Contrario a lo que se podía pensar, el terreno de nuestro bosque permite el drenado rapido del agua, lo que evita la parición de charcos o terreno lodoso, permitiendo hacer una tracción mas firme y sin respirar el polvo que generalmente levanta nuestro master a la delantera...


En esta ocasión tuvimos un nuevo Primate, eduardo de 16 Años de edad quién demostro lo que se necesita para pertenecer a este equipo, mucho espíritu y aguacates ahora que estamos en tiempo de que se den y a pesar de no haber hecho mas de 10 kilometros a la fecha esta ocasión tuvo que pedalear 44 Km, ¡Muy bien hecho!
Llegamos nuevamente a la desviación que nos llevaría al valle del Halcón un camino sinuoso y muy estrecho, ademas e hediondo, más que hediondo oloroso a humedad y agua estancada dado que los rayos del sol no traspasan la capa gruesa de ramas y hojas que cubre este camino, así habría que pasar 2 charcos el segundo de profudidad considerable y de unos 5 metros de longitud para arrivar al esplendoroso valle... aqui se le ocurrio al bob que sería bastante gracioso para todos atorarse en un tronco echar un grito despavorido y caer como res enmedio de las espinas y ramas, que el unico arbol que hay en todo el valle, ha dejado caer con el paso de los años, menos mal que fué aquí y no en el sendero de rocas, raices y tierra.
Pasando este tramo inconcientemente el Red Bull comenzo a presionar al Master, a punto que los perdimos de vista no cabe duda que nos seguimos hacercando pero que aún estamos lejos de sostener tanta velocidad en este tipo de terreno.
Nos reagrupamos mas delante para comenzar el descenso a Tala, y aquí si, ¡¡¡Arrancan!!! Red Bull por el carril número 4, le sigue por el 5 el Master, por el 3 el Tigre, oliendole los ojos de pescado por el 2 el Panzer que pelea nalga a nalga con el Bob y el Orate ajerando a escupitajos por el 7 a un promedio de 57 Km x Hr.


Llegamos a Tala despues de 23 Kilometros con un excelente tiempo, lo que nos dío la oportunidad de ir hasta la plaza principal a reventarnos unos exqusitos lonches de pierna para calmar la lombriz con la güerita de ojos azules amiga de Lalo, me declaro inocente al punto que ni lonche comí, bueno de echo todos somos inocentes... ya que nos declaramos un grupo de ciclistas fieles a nuestras Panteras (si no así nos va)




Pastoreamos un rato y tomamos el camino de vuelta, para esas horas el sol ya pegaba a plomo y comenzo a evaporar el terreno, y asi tuvimos que regresar, al punto de partida con un unico inconveniente, la lombriz del Red Bull no digirió correctamente el lonche y se altero lo que ocasionó que devolviera lonche y medio a mitad del camino...
ya para culminar el trayecto había que cruzar de nuevo el río donde nuevamente al Red-Bull se echó un clavado con 3.6 grados de dificultad, y ya estando allí nado al más puro estilo del tal Phelps...
Así terminó una rodada más como equipo, gracias nuevamente al Master por lidiar con la banda y nos vemos el día de mañana para apoyar a nuestra Primate Araceli en hacer la ruta de Delegaciones...

1 comentario:

Lalo Rider dijo...

Que-chin-gon!!! de poca madre carnal, se ve que se divirtieron de lo lindo, que chula esta la chamaca... Felicidades maestro!