martes, 10 de mayo de 2011

Panteras Inquebrantables.

Como no dedicar una entrada completamente para ellas después de la travesía del día Domingo, y ademas hoy especialmente que es su día, como no darle el valor mínimo necesario a su coraje, entrega, dureza, voluntad, compromiso y todo adjetivo calificativo que cuadre con cada una de las que ahí estuvieron presentes... y aunque si bien es cierto es la segunda vez que realizan esta travesía, esta vez fué el doble o triple de complicada que la vez anterior...

Veamos pues.

Salimos de la plaza principal a las 9:30 de la mañana, ya con el sol bien puesto y listo para broncear chamorro, un grupo de 8 Primates rumbo a reconocer la pista que se corrió el pasado mes de Septiembre en Mazamitla, Jalisco.




Asi pues salimos bajo la guía del Pastor Master, quién tomo la punta y nos guió por el camino correcto.
Esta vez pudimos ahora si sacar bien las cuentas de la trepada inicial, y nos dimos cuenta que en relidad son 6 kilometros de subida continua, eso si algo aperaltada, posteriormente se endereza un poco el camino, para luego descender 400 metros sobre una brecha de piedra muy suelta para entroncar con otro camino que nos lleva a recorrer los mejores paisajes que tiene esta ruta.



Así transcurren los siguientes 4 kilometros, con paisajes dignos de ser pintados y fotografiados, con subidas y bajadas hasta el kilometro 10, punto en el que comineza el descenso que lleva hasta el reiachuelo.





Una vez iniciado el descenso tuvimos un par de incidentes sin mayor consecuencia, Lety se nos cayó al golpear con su cubierta delantera una piedra suelta, lo que le hizo perder el control y caer de manera estrepitosa, afortunadamente sin consecuencias salvo un jersey empolvado y golpes menores, pero esto no la detuvo de continuar, con excelente ánimo y un poco más de precaución el descenso de casi 7 kilometros de brecha poco transitada.



Mientras eso pasaba, Chabe descendía a gran velocidad con astusia y absoluto control, con sus tradicionales gritos de ánimo y entusiasmo, mientras tanto Anel, venía aún sofocada por la pesada subida, pero con el ánimo completo en una sola pieza.
Así las 3 damas se comportaban a la altura de las circunstancias, dando una buena exhibición.




El camino nos llevó hasta el final del trayecto de bajada, con un sendero empinado, divertido y el cruce de una nueva reja que nos pondría a tratar de recordar que camino se había tomado en aquella ocasión, yo de inmediato dije erroneamente, "Es el de la Izquierda" y no muy convencidos pero sin poder objetar dicha sugerencia tomamos el de la izquierda que nos llevó a una "Y" que ahora si nos puso a pensar a todos "Es el de la derecha" decia yo, el Master optaba por el de la Izquierda y el Caxca observador dijo, "Yo creo que es por ahí, indicando un camino enrejado que llevaba directo a la montaña, ninguno me cuadraba del todo pero tampoco podía contradecirlos, así que tomamos el de la izquierda todos juntos pero en el trayecto escuchaba a Chabe decir... "Por aquí no era Panzer, no recuerdo haber visto estos paisajes" y tenía razón, ese lugar era desconocido para nosotros, por lo que se les pidió que volvieran al la intersección mientras nostros ivamos por Marco, quién solo estaba esperando que se le dijera por donde, para arrancarse como si estuviese en plena competencia, por lo que nos separamos por lo menos 2 kilometros de dicha intersección hasta que lo pudimos ver escalando una brecha tan inclinada como larga y fué cuando pudimos avisarle que ivamos en dirección erronea.


Así pues regresamos y tomamos ahora el camino de la derecha, pero despues de 500 metros, el Caxca respingo de manera airosa... "Por aquí tampoco es"... definitivamente no era, nos detuvimos a disernir un poco, rebobinar una y otra vez el día de la competencia, para saber donde estabamos y el camino que debiamos tomar, el mismo que nos llevaría hasta el rio. Optamos despues de varios minutos por regresar al punto de partida, justo donde tomamos brecha de nuevo y al tomar el camino de la derecha (no el de la Izquierda Panzeeeer) encontramos una "Y" que ahora si nos llevaría por el camino correcto hasta el tan mentado y anhelado río.


Al momento de llegar al mismo, una camioneta de un lugareño estaba llenado botes de agua, a lo que preguntamos si esta era potable y la respuesta de inmediato tranquilizó mis nervios, puesto que la cantidad de liquidos que llevaba para dicha rodada, ya había mermado considerablemente, al igual que la de los demás.



Nos bañamos, nos refrescamos, rellenamos, jugueteamos, bromeamos y recargamoa la buena vibra para continuar la travesía, de aquí en delante todo absolutamente todo es para las damas, ya que fuerón ellas quienes se ganaron los aplausos.


Cominenzan una serie de subidas aperaltadas, cortas pero en verdad inclinadas, luego se llega al tramo que no se pudo rodar en Septiembre, un sendero de 2 kilometros extremadamente erosionado por las tormentas que para fortuna nuestra estaba pedaleable o inclusive fácil de caminarlo, a pesar de la humedad notoria en la brecha nuestro calzado tenía el agarre suficiente para no caer.

En esas ivamos cuando Anel, me dice: "#$%&/ su mama, me cayó un granizo" yo trate de no hacer mucho caso a su comentario, primero por no hacer mas grande el suspenso del momento y segundo por que sabía a ciencia cierta que si nos agarraba una tormenta en ese punto irremediablemente tendríamos que regresar por donde veníamos puesto que el agua bajaría con troncos y basura órganica del bosque para hacer imposible nuestra trepada.


Le pedí que acelerara el paso, las otras damas junto con el resto de los caballeros, nos llevaban ya mucha ventaja, los había perdido por completo de vista, Lety hizo gala de su amabilidad otorgando una Manzana a Anel, la cual iva comiendo con mucho gusto, y yo solo pedía que hiciera reacción para poder subir un poco más rápido.


El cielo se oscureció  por completo, los rayos se escuchaban cada vez más cerca y eran cada vez mas estruendosos, la tierra se cimbraba con cada rayó que caía en las inmediaciones.


Por fín justo cuando empezaba a caer de manera constante las piedras de hielo veo al Master quién me da la indicación de pasar a un hogar al que él ya había pedido refugio, pude ver al resto del contingente bajando, ya que ellos ya se encontraban al final del sendero y me dió tanto gusto ver reunido de nuevo al equipo esta vez bajo un techo de lámina que evitaba sufrieramos los golpes de una tormenta furiosa cuando de pronto un ruido ensordecedor y una luz incandesente se hicieron presentes.. un rayo había caído apenas a decenas de metros de donde nos econtrabamos dejando incluso un olor a leña quemada en el ambiente.



La temperatura descendió considerable y repentinamente, nuestros cuerpos y ropa incluyendo calzado mojados aún por la refrescada del río mas lo que la lluvía nos había alcanzado a remojar, hacía más intenso el frío en nuestros cuerpos, esto mas la humedad del ambiente y el suelo cubierto un 60% por hielo hicieron que las damas comenzaran a titiritear, sus dientes chocaban una y otra vez dejando escapar un ruido seco, sus brazos cruzados trataban de proteger un poco el cuerpo y a su vez trataban de evitar que el poco calor corporal que les quedaba se escapara por intercambio calorifico con el ambiente.


En este punto no se si solo yo, o también el resto estaba preocupado por lo que seguía, la tormenta bajaba un poco y luego arreciaba dejando caer nuevamente granizo, yo notaba como entre ellas se daban ánimo, bromeaban y trataban de no pensar en lo que ahí estaba sucediendo, la tarde nos sorprendió, con poco alimento que compartimos todos como hermanos, pero con un frio generalizado y mas fuerte en ellas, quienes son extremadamente friolentas.

Había que hacer algo ya y el Master lo sabía, así que solo espero a que se quitara un poco el granizo para abandonar el cobijo, dar las gracias a gente tan amable y continuar de inmediato el camino, antes que nuestros músculos se enfriarán aún más.


Así pues partimos, el agua era gélida, el aire soplaba sin tregua y faltaban aún 10 kilometros para culminar con el trayecto...
Podía ver como cada una de ellas luchaba contra lo que ahí estabamos viviendo, un clima duro, casí extremo, unas manos entumidas por el aire propio de la tormenta mas el que se le suma por la velocidad de la bajada, un pecho que perdía poco a poco el poco calor que les quedaba pero que seguía radiando fuego por el espíritu inquebrantable de tan honorables guerreras, sus piernas sucias, enlodadas, golpeadas, amoratadas seguian manteniendo una ritmo de pedaleo que de repente bajaba por la combinación agua-aire en sus muslos, sin embargo era mas su frotaleza y no se detenían, apenas se veía mermado su pedaleo, y de inmeidato aceleraban de nuevo para mantenerse en movimiento, la cubierta trasera salpicaba cantidades de lodo y agua a sus espaldas, asimismo la cubierta delantera aventaba toda clase de piedra pequeña y lodo a sus preciosos rostros, todo atentaba contra su belleza, pero esto no fué siquiera motivo de ocupación, ellas lucharon contra el tiempo, el cansancio, la adverisad y el kilometraje como verdaderas guerreras, como todas unas Panteras Inquebrantables...


Nuestro reconocimiento público y sincero a Chabe, Anel y Lety por librar una batalla épica ese domingo, dandonos una lección de lucha incansable, una que quedará grabada en sus mentes y las nuestras para toda la vida.
Si muchos de nosotros tuviesemos por lo menos la mitad del coraje que mostraron, otra clase de deportistas seríamos.


Gracias por leer.
Nos vemos en la próxima.

6 comentarios:

GINETAS BIKERS. dijo...

esto si que es un aventuron y de los buenos,madre mia ,que gran odisea primates. por un momento pense que estabamos metidos en una autentica pelicula de terror,pero saben queeee...? vivan esas grandes guerreras.!!!

Primate PANZER dijo...

Por momentos así lo vivimos, asi pareció pero salieron avantes, al final un bañito caliente, en una pequeña habitación en el pueblo con una frotada de alcohol evito que el daño fuera considerable, solo raspones, pequeños golpes, y una enorme satisfacción, Gracias Ginetas por leer...

Master dijo...

Competencias siempre hay una tras otra, pero esta clase de rodadas son pocas, aqui donde el significado union cobra su importancia los grandes primates en los albores de este equipo dejaron un principio escrito para la eternidad "ningun primate se queda atras"

Saludos a todos los que son y algun dia fueron Primates.

Felicidades Guerreras y gracias a Ginetas por sus visitas y comentarios.

Panzer excelente reseña.

Anónimo dijo...

Felicidades a esas grandes damas aguerridas, así como lo escribes Panzer, se me hace que si no hubiesen estado presente las damas, habríamos mariconeando, diciendo, ya no sigo, esta lloviendo y me puedo mojar. Ja.

Felicidades por su día a todas.

Incluyendo al coque!

Caxca...

Tony Elias dijo...

De verdad increible la gran aventura que rodaron y tines toda la razon mi estimado PANZER si tuvieramos la mitad de coraje de estas guerreras otro gallo nos cantaria los felicito enormemente por esa hermandad que han formado, pocos equipos se integran asi.FELICIDADES.

CHABE dijo...

JAJA! MUY BUENA CRONICA, GRACIS A TODOS POR SER Y ESTAR, SALUDOS UN POCO TARDE.