martes, 19 de enero de 2010

Trepada al Nevado de Colima


Aqui el lugar de donde partimos, a 2,395 metros de altitud 

Nevado de Colima
via Floripondio  "Las Vivoras"
Distancia: 42.3 Km.
Punto más bajo: 2,395 mts.
Punto más alto: 3,875 mts.
Tiempo total: 7:35



 En días pasados cada página amiga que visitaba me recibia con una foto de un ciclista sobre un fondo blanco: nieve; y adicional a esto te encuentras con comentarios todos ellos similares, haciendo referencia a la inactividad ciclistica a causa de las condiciones climaticas.
 
Nuestro estado y país en general es benevolo si de clima hablamos, salvo nuestros amigos de la forntera Norte que pudieran experimentar algo similar, del centro hacia el Sur con nuestros camaradas de Dirt Riders, las condiciones del clima nos permite rodar a las 8.00 de la mañana en pleno invierno.



El bosque espeso era testigo de nuestro andar

Pero regresando a eso de la nieve en días pasados recbimos una invitación de parte del grupo "Tequila Bike" aquí en Jalisco, comandados por José Antonio Hernández mejor conocido como el "Hojarascas" para realizar el Ascenso al nevado de Colima, por lo que tuvimos que tomar la dificil decisión de: 1.- Participar en el "X-Terra Buff Duatlón Series 2.- Ir al nevado y hacer angelitos en la nieve.
 
La decisión fué dificil de tomar, pero dado que no hemos corrido ni un solo kilometro en meses, y las lesiones de algunos coequiperos, decidimos que era mejor ir a trepar el nevado, sin importar el frio y por fin ver algo de nieve, suceso que siempre me ha llamado la atención.


Los enormes Pinos impedían el paso de los rayos de Sol.

Asi acudimos al llamado todos puntuales por primera vez en quién sabe cuantos meses, desde allí ya auguraba éxito la rodada. Saludamos al buen Hojas, al Cremas, el Arqui y demás personalidades de Tequila Bike, asi como al buen Lucas, miembro de los "Panzers" (que nada tienen que ver conmigo, simplemente se llaman así y ya) y solo a él, ¿Por que habrá sido? y estaba olvidando al estimado Julio.


Apenas comenzaba a clarear y el coloso nos recibió de frente sobre la carretera, como diciendo "Vengan por mí" retador cual el solo, algo que me lleno de adrenalina, mucho antes e comenzar con la travesía.
Arrivamos al lugar, bajamos bicicletas, estiramos un poco y escuchamos las indicaciones del Hojarascas, "6 horas para subir, al termino de las 6 horas todos se regresan de donde estén" ¿¡ Seis horas!? pense yo... "Pan comido" sin saber a ciencia cierta lo que nos deparaba. Pasamos a la segunda reunion solo para Primates para escuchar el consejo del Master... "-La subida es infernal, sobre todo en los primeros 8 kilometros, tenemos pendientes del 22%, tomenlo con reservas-"



El pasto quemado por las bajas temperaturas


Partimos y los primeros en despegarse a buen ritmo fueron: Forest y Arturo yo en verdad que me asombre pero se que ambos tienen fuerza de más asi que lo que pense e hice de inmediato fué formar nuestro grupo de escalada con relevos australianos de jaloneo comandados por el Caxca, lo que a la larga rendiría frutos.

El bosque era demasiado espeso, húmedo y congelado, el aire frió apenas tibiado por las Buff (r) que llevabamos puestas bajaba aún más nuestras temperaturas corporales, llevabamos ya 3 kilometros y aún sentíamos entumidas nuestras extremidades, pero la locomotora ya tenía cuatro vagones, Caxca, Master, Panzer y Tigre logramos realizar un buen trabajo los Primeros 10 Kilometros.



Reagrupamiento ¿y aquí por donde?


 Forest y Arturo ivan con el grupo puntero, pero la incertidumbre de no saber el camino, y el cominezo de un descenso en pleno ascenso los hizo detenerso con el restro del grupo y regresar casí 1 kilometro por aquello de no te entumas y perder el camino que nos llevaría al playón; de este modo nos reagrupamos un grupo de 20 ciclistas a esperar al Hojarascas en una intersección para que nos idicara el camino correcto.
Continuamos por donde se nos indico y la densidad del bosque disminuyó, el aire arreció y de que forma, el temor de ver como se mecian los árboles con el fuerte viento y el sonido de las ramar crugir así como la del terreno congelado de una noche anterior le daban un toque muy distinto a la travesía... continuamos rodando a paso tranquilo pero no por ello menos cansado ya que las pendientes del camino vaya que exigían lo mejor de cada uno, de pronto y sin darme cuenta se terminarón los árboles, solo arbustos, matorrales pasto seco y un viento endemoniado como quién quisiera asustarnos para evitar que llegaramos a la cima y contrastando con esto, aquí el sol nos pego con todo, lo que ayudó a calentar un poco las extremidades superiores y a descongelar un poco los dedos de los pies hasta que llegamos al mirador, de donde pudimos apreciar todo lo que habiamos ascendido, !Madre mía! 3 horas y media de montadura nos había llevado hasta este arido, seco y ventilado lugar donde paramos a tomar las fotos obligatorias ordenadas así por el Hojarascas.


El Mirador desde donde se podía apreciar Cd. Guzmán, La Laguna de Sayula y La Sierra de Tapalpa.

Seguimos el camino y la vegetación cambió poco, reitero lo del aire por que en verdad que dejaba caer si ira contra nosotros, pero un par de kilometros más adelante y sin darme cuenta el aire desapareció por completo, un ruido sordo tocaba mis orejas, pinos aislados que contemplaban nuestro paso, eran testigos mudos de nuestro esfuerzo, ya casi en individual, después de que el Master en el mirador dió la órden de llegar al Playón ya fuera individual o en equipo, situacion que me metió en una encruzijada, pero ante una órden directa lo mejor es obedecer, así que cotinue y pude devisar al los punteros que ya esperaban para continuar juntos y les hice la seña de continuar, evitar enfriarnos más y tomar ritmo de nuevo para llegar hasta el tan mencionado Playón.


Los Pinos erán cada vez menos, el aire dejó de soplar y el aire comenzaba a faltar.


 Seguimos a una paso lentisimo, de 3 a 5 Km/hr. y no dabamos más, pero no paramos, salvo en una ocasión para compartir lo poco que nos queaba de barras energéticas, geles y algo de bebida hidratante. en eso un amigo nuestro que venía dando todo de sí logró engancharse con nosotros y arrivamos los 4 al ingreso del "Parque Nevado Colima".

Esperamos allí al resto del equipo algunos ya fundidos otros con el malestar normal de la altura y ausencia de óxigeno y con una hambre bestial ya que en el esfuerzo y con el poco alimento que habiamos tomado, nos estabamos consumiendo a nosotros mismos.



Coronel Caxca, al estilo American Boy, notese la tierra volcánica en esta parte.


 "-falta media hora para el Playón-" escuche, vi mi reloj y aun teniamos 50 minutos antes de que culminaran las 6 horas, "- Tenemos  que llegar a la nieve-" me dije "-No vine hasta aca para no ver nieve-" solicite permiso al comandante y ante la aceptación nos descolgamos para intentar llegar al tan preciado playon y de allí en delante poder tocar la nieve.
Partimos, en una desbandada debil, con más corazón que condición cada uno al ritmo que podía mantener, sabía que podía hacerlo, pero sabía también que habría una factura que tendriamos que pagar, llegamos por fin al playón y cientos de gentes hacian su dia de campo en el hermoso lugar, le dije a Forest cuando por fin lo alcance vamos tenemos aún 20 minutos, el accedió y entramos al parque montados en lo unico fuerte que nos quedaba, nuestros corceles, aquí las cosas fuerón muy diferentes, sentí que culminaba una etapa mas de la copa del Mundo, toda la gente que miraba nuestro pasar nos alentaba y de alguna manera esto nos obligaba a dar todo lo que nos quedaba, no podía bajar el pie  caminar, como iva a hacer eso si eramos el blanco de las miradas de la gente, asi que seguimos y fué entonces en un pequeño espacio al termino de esos 20 minutos y en una hermosa colina pintada de blanco que mi cuerpo perdió toda fuerza y mi rodilla me obligo a bajar, camine sordo y entumido hacia dicha colina, arrastre mi bicicleta hasta el hielo (no nieve, ni modo nos quedamos cortos) y celebre como si hubiese ganado el "Roc´ de Azur" y esperé allí a que llgarán los demás, Forest apareció de repente, retrasado apenas por una alumna de su escuela, y al poco rato el Tigre para tomarnos la foto del recuerdo y con ello presumir en casa lo que allí se vivió.



Al fondo las Antenas esperaban nuestro arribo


 Esperamos un par de minutos más y era hora de regresar, yo algo triste por que el resto del team no apareció, en el playón los encontramos golpeados fuertemente por la altura y escuchamos en los radios que no habia que esperar tanto tiempo, que había que bajar cuanto antes, para evitar el mal de altura.

Dicen los que saben que comienzas a relajarte, te sientes a toda madre, tranquilo y descansado, cuando en verdad lo que esta pasando es que te estas llendo, que tu cuerpo comienza a desconectarse y si no sabes detectar estos sintomas puedes quedar allí eternamente.



Por fín el paisaje se pintó de blanco, sin nieve pero con mucho Hielo.



Tigre, Panzer y Forest pudierón helarse los pies.

 Asi que nos juntamos y comenzamos el descenso, recogiendo a los nuestros, y organizarnos para la bajada en el órden en el que lo sabemos hacer, Caxca y Forest a la punta como mejores descenders, seguidos por el resto de la manada.

Ivamos a buen ritmo, sin mucha confianza ya que las curvas enlodadas hacian pensar dos veces las cosas, y de pronto escuche por el radio lo que no quieres escuchar, y no me refiero a Lupillo Rivera sino un "- Se nos cayó el Tigre-" me amarre en seco para preguntar su estado, y escuche un tranquilizardor "- Esta bien vamos para alla-" esperamos y el Master me recordó que no traía sus lentes especiales por lo que las sombras de los arboles y el brillo del sol le impedian ver con claridad, Gulp! pense yo, "-Quieres que te guie-" a lo que respndió: "- Si no te me despegues mucho-" y cual copiloto de Rally nos aventamos el descenso con indicaciones y afortunadamente sin nigún percance.



General Panzer en el Hielo a 3.875 mts. de altitud


 Una trepada inolvidable, que sirvió entre muchas otras cosas para ver la pista que se correrá en Julio 11 y para volver a rodar en compañía de mi tan apreciable equipo, no pude hacer los mentados angelitos en la nieve, pero bueno, siempre hay otro año, siempre y cuando el de arriba nos de Vida y salud.
Con cariño sincero
General Panzer



La foto con el Buen Toño, Gracias nuevamente por el favor de sus atenciones, y sobre todo por la Amistad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente aventura.
Felicidades a los Primates que se aventuraron en ella. Como bien menciona el Panzer, a veces para lograr el objetio se pedalea con el corazón. Felicidades de nuevo.

Pipen

PRIMATE Tigre dijo...

Una rodada que va a quedar dentro de mis preferidas por el esfuerzo que se necesito para llegar al copete blanco, la satisfacción de cumplir un objetivo de esta magnitud te impulsa a exigirte mas, así que vamos por chupacabras y demas proyectos que se nos presenten, si señor!!!!!

Gracias por esa convivencia excepcional en la rodada y fuera de ella de cada uno de mis coequiperos PRIMATES!!!!!

TIGRE

petermaniaco dijo...

!!BIEN HECHO PRIMATES!!, EXELENTE CRONICA PANZER, MUY BUENAS FOTOS, DE CORRESPONSAL DE GUERRA, QUE GANAS DE HABER ESTADO ALLI, PERO FUE TAMBIEN UNA BUENA OPORTUNIDAD PARA ESTAR EN EL CALIDO CLIMA DE LA PLAYA EN MANZANILLO CON MI FAMILIA Y PUES NO ME ARREPIENTO, PERO NO MANCHES ME HAS EMOCIONADO CON TU DESCRIPCION DE ESTA GRAN RODADA TREPADORA